Se encuentra en: Inicio - Opinión - Colás Nieves - MEJOR “PERDÍOS” QUE “ENCONTRAOS”
<< anterior siguiente >>

MEJOR “PERDÍOS” QUE “ENCONTRAOS”

Colás Nieves. 12-03-2011

En tiempos de Carnaval todo vale y así debe ser, que si nó a uno lo miran mal, bueno, más de lo habitual. Son días de confección, de disfraces… y de listas electorales, de elegir telas….y candidatos, de maquillar caras…y sondeos, y todo a ritmo de batucada.

         Se buscan perfiles, joven pero no demasiado, activo pero no impulsivo, que sea alegre pero que no trasnoche, que sepa hablar pero sobre todo callar, que tenga criterio, un criterio, que tenga presencia y que se deje llevar: adjudicado, el siguiente…

         La diferencia entre la política de ahora y la de antes es que el componente ideológico ha dicho adiós y no piensa volver. Da lo mismo que la chica mona que va cuarta  no sepa quién es el premio nobel de literatura, mientras le suene el móvil,  que no sepa idiomas mientras sepa pronunciar “ryanair”, que se quede muda cuando le ponen un micrófono, mientras salga bien en la foto. En cuánto al último fichaje, habrá que prometerle un sueldo, si ganamos, o un trabajo, si perdemos.

         Una vez en el gobierno habrá que meter a camino a los empleados públicos, que eso dá buena imagen, aunque hasta el otro día estabas protestando porque te bajaron el 5%. Se te exigirá autoridad con técnicos, administrativos y peones, que parece que ya no recuerdas las lágrimas que derramaste cuando tu jefe te levantaba la voz. Y empieza a entender que el promotor es un amigo, el banquero un aliado y el emigrante un voto.

         En tu vida privada debes comportarte y saludar a todo el mundo desde que te levantes, nunca le des a nadie un “nó” por respuesta, sino un “ya veremos” o “vamos a intentarlo” o “vamos a esperar un poco” o “ya te llamaremos….”. No te preocupes que la semana pasa volando y el finde te puedes ir a Madrid, a unas jornadas de trabajo claro, sobre la mortandad de los marsupiales en el desierto australiano, por ejemplo, y entre pincho y tapa lucir tu bolso con ardillas de Tous por la Gran Vía.

         ¡Chacho!, me decía mi amigo Secundino, y que fue de los políticos de antes, a los que el cargo les costaba hasta dinero aunque sólo fuera en gasolina. Aquellos que de verdad estaban en esto para acercar la cultura, la sanidad y el deporte a todos, para que hubiera más trabajo, y primero para los de aquí, para que tuviéramos más calidad de vida pero no a costa de cargarnos el territorio y llenarnos de gente.

         Y nada es lo que parece, como en carnaval, no lo dudes, aunque, ¿para qué mortificarnos? si lo único que vamos a conseguir es que nos siente mal el almuerzo o que nos suba la tensión. Esto es lo que hay, pero lo que verdaderamente sigue llamándote la atención es que haya todavía tanta gente que se lo crea. Bueno, serán más felices, eso seguro.

         Por mi parte nada más, que les voy a decir, que los míos son los menos malos, pues será así. Que vaya, que a disfrutar de este carnaval de día y de noche, a tomar la calle, una sana costumbre que, la verdad, la tenemos un poco abandonada, a reirse con ganas, en especial de uno mismo, a no hacerle caso a lo que nos digan, que seguro que es peor de lo que ya hacemos, a apagar un poco más la tele y poner más música, a dar 4 pasos pá lante en vez de 3 pa´ tras aunque lo diga la canción, y no dejar de bailar mientras siga sonando la orquesta….que con nosotros no acabó ni la legión ni el ladrillo, por qué tiene que ser la crisis ……Yo ya tengo mi disfraz, de turista de bajo costo. 

Puerto de Cabras, febrero de 2011. A un año y 10 meses para el cataclismo

El Enfoque 2020 - aviso legal - usuarios - contacto