Se encuentra en: Inicio - Opinión - Domingo Fuentes - El cambio en Puerto del Rosario está a nuestro alcance
<< anterior siguiente >>

El cambio en Puerto del Rosario está a nuestro alcance

Domingo Fuentes. 12-03-2011

La Agrupación Socialista de Puerto del Rosario me ha nominado como Candidato a la Alcaldía de Puerto del Rosario, la capital de Fuerteventura, y yo he aceptado el reto que me han encomendado mis compañeros y compañeras. Es un orgullo para cualquier ciudadano ser Alcalde de su ciudad, del municipio que le vio nacer. Sería un honor poder representar las ilusiones, las esperanzas y aspiraciones de todas las personas que tienen la suerte de vivir aquí.  

Me acompaña en este noble empeño un gran equipo humano en el que se combina la experiencia con la juventud, hombres y mujeres dispuestos a dar lo mejor de sí mismos para ganar la confianza de los ciudadanos del municipio con un mensaje claro y sincero, dirigido directamente al corazón de las personas. Queremos contribuir a que Puerto del Rosario se convierta en el municipio con el que todos soñamos, un municipio moderno, cercano, eficaz y participativo. 

Quienes gobiernan Puerto del Rosario representan un proyecto viejo, agotado. Viven en un mundo imaginario, totalmente fuera de la realidad, que les ha llevado a alejarse de las aspiraciones de la mayoría que, sobre todo, pide empleo, trabajo, seguridad económica, seguridad jurídica para invertir, infraestructuras, servicios y equipamientos que mejoren nuestra calidad de vida, y futuro para los jóvenes. Carecen de planes para el municipio y capital de Fuerteventura que sufre una tasa de paro de las más altas de toda Canarias; una ciudad y un municipio que mantiene carencias y desigualdades intolerables que es urgente corregir. 

Nuestros gobernantes han estado tan entretenidos en una campaña electoral permanente, una campaña de publicidad, propaganda y autobombo (que al fin y al cabo es una forma de exaltación de la vanidad), que se han olvidado de lo esencial, que no son ellos, sino las personas, los ciudadanos que reclamamos un modelo de desarrollo sostenible y servicios de calidad. Sin embargo, han tratado de hacernos creer que en Puerto del Rosario vivimos en el sitio ideal, en un lugar idílico, pero la cuenta de resultados dice otra cosa. Justo lo contrario. Que se han olvidado de lo que hay que hacer para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Que aquí está casi todo por hacer. 

Cuando miramos los indicadores de calidad de vida nos damos cuenta de que nos tienen a la cola de todo lo que nos duele (educación, sanidad, servicios sociales, energías limpias) y a la cabeza de todo lo que nos avergüenza (paro, fracaso escolar, aplicación de la Ley de la dependencia...). Y es que la política del besito, la palmadita en la espalda; Si, sí, sí a todo, pero al final es No, no, no; bodas, bautizos y demás, todo eso está muy bien, pero nada de eso soluciona ninguno de nuestros problemas. 

La realidad es que nos gobiernan líderes desacreditados, sin altura de miras, de vuelo raso, que viven ajenos a sus responsabilidades, que atesoran en su haber una larga ristra de oportunidades perdidas, y que se sostienen exclusivamente a través del nepotismo, y de los fondos clientelares con los que financian indecentes campañas de imagen, porque en ellas les va la vida.

Los que me conocen saben que viví en la desigualdad de oportunidades. Que desde que pude, tomé conciencia de ello. Y que toda mi vida me he empleado a fondo para romper con cualquier situación de injusticia. Deseo poner al servicio de los vecinos y vecinas de Puerto del Rosario toda mi energía, todo el caudal de experiencia acumulada durante estos años. Quiero liderar un proyecto que genere confianza entre los ciudadanos para lograr un desarrollo sostenible de la ciudad y del municipio en que nací. 

Tenemos la oportunidad de cambiar. Puerto del Rosario necesita con urgencia dotarse de buenos gobernantes, con proyectos, con ideas, con ganas de ganarle el pulso a la mediocridad. Por eso voy a luchar con todas mis fuerzas, con toda mi experiencia e ilusión, para conseguir ese objetivo, limpiamente, honestamente. Sé que la tarea no es fácil, pero también soy consciente de que no hay muros infranqueables. El cambio en Puerto del Rosario está a nuestro alcance.

El Enfoque 2020 - aviso legal - usuarios - contacto