Se encuentra en: Inicio - Opinión - Montserrat Martín - Más de lo mismo
<< anterior siguiente >>

Más de lo mismo

Montserrat Martín. 31-05-2011

En mi último enfoque verde acababa haciendo un llamamiento a los jóvenes para que se indignen y se rebelen ante los abusos que amenazan la paz y la democracia, y asuman el protagonismo del cambio. En este sentido, de estas elecciones tengo que resaltar la explosión de rebeldía surgida desde la indignación contra el falso sistema democrático, que llevó a la calle a miles de personas, principalmente joven, en toda España. El 15 de mayo del 2011, bajo el lema Por una Democracia Real, una parte del pueblo se levantó y dijo basta. Hoy en día es conocido como el movimiento ciudadano 15M y así quedará grabado en nuestra conciencia.

Sin embargo, después de la convocatoria electoral, comprobamos que los imputados y los presuntos corruptos no fueron electoralmente castigados, aunque aumentó la abstención en lugares tales como Madrid, Valencia, Lanzarote o Arona. Además, nos encontramos con más de lo mismo: las mismas personas de siempre, en los partidos de siempre, o algunos cambiados de chaqueta, buscando con quien apañárselas para continuar haciendo lo mismo de siempre, o sea, ocupar cargo, meter a los suyos y hacer y dejar de hacer lo mismo de siempre.

Por delante ya tenemos el espectáculo postelectoral de la búsqueda de pactos, con los que casi todos los medios de comunicación se entretienen y tratan de distraer a todos los ciudadanos. Las noticias se reducen a los juegos de palabras con las que los políticos, una vez más, intentan engañarnos haciéndonos creer que el interés general es lo que los mueve al diálogo. Escuchamos frases grandilocuentes haciendo referencia a sus compromisos, programas e ideas, nos hartamos de declaraciones solemnes de servicio al bien común, a la ciudadanía. Pero debemos saber que detrás de ellas, se esconden los fríos cálculos de yo te doy y tú te quedas con tales o cuales alcaldías, consejerías o direcciones generales. Finalmente, los votantes nos quedamos con la sensación de haber hecho el tonto, pues dará igual si votamos azul o amarillo porque, aunque dicha mezcla de colores debería dar el verde, color de la esperanza, en este caso no hay unión, sino viaje en paralelo de intereses exclusivamente partidistas, reparto de poltronas y sueldos, y devolución de favores.

En la isla de Fuerteventura, la única institución que de momento tiene un gobierno claro es Puerto del Rosario, donde Marcial Morales ha vuelto a alcanzar la mayoría absoluta, aunque dependerá de quienes pacten en el Cabildo y en el gobierno de Canarias para que pueda gobernar con cierta comodidad. Por una parte no me ha extrañado que ganara, dados los contrincantes y dada su capacidad de hablar y convencer sin decir nada, o sea, que si participara en una competición, ganaría la medalla de oro a la demagogia. El resto de las instituciones de la isla dependen de los cambalaches que hagan los unos con los otros, a nivel insular y autonómico, y teniendo incluso en cuenta los apaños entre gobierno central y autonómico, aunque creo que el resultado final no variará la realidad del día a día en la isla, aunque sí del grupo de allegados y amigos más cercanos al poder.

Por tanto, a pesar de que podríamos resumir la situación postelectoral en "más de lo mismo", debemos reconocer en el movimiento ciudadano 15M una intención que provoca ilusión y esperanza, con posibilidades de desarrollarse, y que los que nos sentimos indignados con el modus operandi de la clase política debemos respaldar y alentar. Tenemos que seguir reivindicando esa democracia real que aún no existe, y seguir destapando la farsa de democracia en la que vivimos con el fin de conseguir despertar a la gente y poder avanzar en el camino de la participación, la igualdad y la justicia.

El Enfoque 2020 - aviso legal - usuarios - contacto