Se encuentra en: Inicio - Fuerteventura - La Granja de Pozo Negro acoge un proyecto experimental para cultivar papaya y piña tropical en Fuerteventura

La Granja de Pozo Negro acoge un proyecto experimental para cultivar papaya y piña tropical en Fuerteventura

Cabildo de Fuerteventura

Fuerteventura. 06-06-2012
Dentro del mismo convenio entre el ICIA, el Cabildo e Inca se pondrán en marcha la próxima semana otros tres cultivos de aguacate, granada y guayabo

La Granja Agrícola y Experimental de Pozo Negro acoge un proyecto de investigación orientado a estudiar la viabilidad de cultivar en Fuerteventura distintas variedades de frutales, el cual se desarrolla en el marco de un convenio en participado por el Cabildo de Fuerteventura desde la Consejería de Agricultura, Ganadería y Pesca, el ICIA (Instituto Canario de Investigaciones Agrícolas) y la empresa Inca.

 

Esta mañana comenzaba una parte importante de este proyecto con la plantación de cinco variedades de papaya (Intenzza, Siluet, Maradol, THBH-65 y Alianzza) y una de piña tropical (MD2), en un invernadero de 1.200 metros cuadrados habilitado por el Cabildo en la Granja de Pozo Negro.

 

La consejera de Agricultura, Ganadería y Pesca en la institución insular, Rita Díaz, explicó en primer lugar que "el objetivo último de este estudio es ofrecer a los agricultores de la Isla la posibilidad de diversificar sus producciones con la incorporación de nuevos cultivos que puedan tener salida en el mercado y que, por tanto, les aporten una mayor rentabilidad. Para ello es necesario comprobar en primer lugar qué tal se adaptan estos frutales a las condiciones de Fuerteventura, de manera que quienes decidan adoptar estos cultivos cuenten con la seguridad de que van a funcionar".

 

Díaz indicó como desde hoy ya quedará listo el invernadero con las plantaciones de piña tropical y papaya, mientras que a partir de la próxima semana se realizará el mismo proceso con otras tres variedades de aguacateros, guayaberos y granaderos, en este caso de producción al aire libre.

 

El ICIA contó hoy también con la representación de dos de sus técnicos especialistas en fruticultura tropical, Juan Cabrera en la coordinación del cultivo de piña y Cristina Rodríguez para el cultivo de la papaya. Esta última auguró buenos resultados con respecto al cultivo en Fuerteventura de estos dos frutales que ya han sido testeados en otras islas del Archipiélago.

 

"Las condiciones en esta Isla son favorables para la implantación de este tipo de cultivos. Para un óptimo desarrollo de la papaya, por ejemplo, es necesario alcanzar una temperatura media de en torno a los 27 grados, lo que favorece el proceso de transformación de almidón en azúcar y con ello la obtención de una fruta muy dulce", explicó Cristina Rodríguez. La medición de la cantidad de azúcar presente en un fruto se mide en grados brix. En el caso de la papaya, se considera una fruta óptima a partir de una gradación de 11,5 grados brix.

 

Cabe destacar como para el desarrollo de todos estos cultivos experimentales, cada parte implicada en la materialización de este convenio realiza una aportación distinta. El Cabildo de Fuerteventura se ocupa del espacio de cultivo, los materiales necesarios para la dotación de riego, el abonado y el personal encargado del mantenimiento diario del invernadero y las plantaciones. El ICIA realiza en primer término la selección y el desarrollo del material vegetal que se incorporará a las plantaciones, y también asume la coordinación del proyecto a través de sus técnicos. El seguimiento técnico de los cultivos en desarrollo los asume la empresa INCA con la dotación del personal especializado, en este caso la bióloga Águeda González.

 

Rita Díaz agradeció también a los alumnos del ciclo medio de Producciones Agropecuarias del IES Gran Tarajal la colaboración que han ofrecido realizando la instalación de los cultivos como parte de su formación práctica.

 

Cinco variedades de papaya

 

Las cinco variedades de papaya incluidas en el proyecto (Intenzza, Siluet, Maradol, THBH-65 y Alianzza) ofrecen distintas prestaciones según las necesidades o intereses de cada agricultor. Por ejemplo, un factor interesante es el porte (altura) de las plantas una vez alcanzan el estado adulto. Según elija un porte bajo, medio o alto, un agricultor no tendrá la necesidad de adaptar sus infraestructuras en el caso de que quiera utilizar un invernadero ya existente, o recuperar otros espacios en desuso como, por ejemplo, aquellos que en otro tiempo se destinaban al cultivo del tomate.

 

Una variedad de piña apreciada

 

La piña tropical MD2 es una variedad que está experimentando una gran aceptación. El fruto obtenido de esta variedad destaca por la ausencia de espinas, una alta concentración de azúcar y por contar con una pulpa con un amarillo muy atractivo para el consumidor.

 

Aguacates, "guayaberos" y "granaderos"

 

La próxima el ICIA enviará a la Isla, dentro de este mismo proyecto experimental en Fuerteventura, distintas variedades para el cultivo de aguacate, guayabo y granada. Cabe destacar que, con respecto a los dos últimos, se incorporarán variedades de "granaderos" y "guayaberos" propios de la Isla de Fuerteventura a partir de material genético recuperado de estos frutales que, a pesar de su progresivo abandono, todavía existen repartidos por la geografía insular.

 

Recuperación y comercialización de la higuera

 

Cabe destacar que en el marco de la colaboración entre la Consejería de Agricultura, Ganadería y Pesca del Cabildo, el ICIA e Inca ya se han desarrollado en Fuerteventura dos proyectos relacionados con el cultivo de la higuera. El primero de ellos se llevó a cabo en 2010 y consistió en recopilar y cultivar para su conservación las 20 variedades de este frutal que existen en Canarias. El segundo, desarrollado en 2011, se dirige a estudiar aquellas variedades de higuera más aptas con vistas a su futura explotación comercial.

El Enfoque 2019 - aviso legal - usuarios - contacto